Madrid, capital del comercio electrónico y marketing digital

La feria nacional sobre comercio electrónico en España, Expo E-commerce 2011, ha vuelto hoy al recinto de IFEMA de Madrid en su segunda edición y este año lo hace junto a OMExpo, el principal evento sobre marketing online en España. Siete salas de conferencias, más de 150 ponentes nacionales e internacionales, en 11.000 m2 que albergarán el espacio ideal para el intercambio entre soluciones y sitios de venta, con más de 180 expositores y 13.000 visitantes registrados. Al evento acudirán ponentes como Jacques-Antoine Granjon, fundador y CEO de vente-privee.com, el club de ventas privadas online, que en 2010 facturó 969 millones de euros y celebra su décimo aniversario confirmando su liderazgo en el sector de comercio electrónico en Europa, pronunciará una conferencia el jueves 17 de marzo. También asistirán como conferenciantes, Lucas Carné y Koro Castellano, socio cofundador de Privalia y directora general de buyVIP.comercio electrónico

Google capta un millón de clientes en Europa de sus ‘apps’ de pago

Google redobla esfuerzos para quitarse el cartel de compañía ligada solo al mundo del consumo. Quiere dar el salto a la empresa con su paquete de aplicaciones Google Apps (de pago y en la nube). “Google Enterprise la unidad que lleva este negocio está ganando cada vez más peso dentro de la multinacional y a ella estamos destinando cada vez más recursos de todo tipo”, cuenta en una entrevista con CincoDías Niels-Christian Krüger, desde el pasado verano director de Google Enterprise España y Portugal. El famoso buscador cuenta ya con más de 1.000 personas a nivel mundial que trabajan en el área de empresas.

Apple factura en Irlanda el 99% de sus ventas en España

Apple, el gigante de la electrónica de consumo, la segunda mayor empresa del mundo por valor en Bolsa, apenas factura ingresos en España. Y eso no es porque el iPhone o el iPad no hayan arrasado en España. La razón es que su principal filial española, Apple Marketing Iberia, no comercializa productos adquiridos, sino que actúa como mera comisionista por las ventas obtenidas para el grupo, que se facturan desde Irlanda, un país con una fiscalidad mucho más ventajosa para las grandes multinacionales. Así, según sus cuentas del ejercicio 2010, recién depositadas en el Registro Mercantil, la filial española tuvo una cifra neta de negocio de 13,9 millones de euros tras generar para el grupo unas ventas de unos 1.400 millones.